stories

Manos atadas por nada

Te até las manos, tus muñecas apresadas por la nada. No te diste cuenta, en el fondo no sólo tenía tus extremidades, si no tu alma, no sólo tenía tu cuerpo, si no tu coherencia. Perdida en una inevitable destrucción, llevada hasta el más allá sin un camino de retorno, sin un billete de vuelta hacia una cordura, que dejaste escapar desde el primer día que nos sentimos. Luego me pediste que querías ser mía, y yo lo único que pretendía era no hacerte daño. Imposible, porque ya lo eras, imposible, porque ya te habías abandonado a mis juegos. Y ahí comenzaron, y con ello tus lágrimas, tu dolor, tu inestabilidad, tu perdición. No sabías que mi oscuridad, había apagado tus días soleados, tu sonrisa había pasado a ser algo desconocido para dos vidas que ya sólo querían morir pegados. Te abandonaste a mis peticiones, sin importarte cual sería el final, porque confiabas en mí, y no debiste hacerlo. En realidad, no sólo quería jugar y tu lo sabias, y lo peor de todo, es que te daba igual, me mirabas pidiéndome explicaciones y yo te respondía acariciando tu pelo rizado. “Tranquila, cariño, no te haría nada que realmente no necesitarás” pero que necesitabas, ni tu, ni yo, ni nadie lo sabía. Porque había mucho mas que una historia de amor, era una manera inevitable de que dos cuerpos nunca más se pudieran separar, aún acabando irremediablemente en la locura más sórdida y destructiva. Después de follar, o de hacer el amor, quien sabe, me miraste temblando y tus ojos no pudieron seguir observándome. Te habías abandonado entre mis sueños, entre mis deseos…

20140729-194415-71055021.jpg

Estándar
Cartas al cielo

Cartas al cielo, realidad.

Hace medio año, más o menos, de esta foto. Fue en la presentación de mi primer libro “Cosas y pelo”, un día inolvidable. Pues hoy, se repite de nuevo esa sensación, al fin “Cartas al cielo” se ha convertido en una realidad (mi segundo libro). Porque esto no es solo un montón de folios rellenos, esto es la manera más increíble de que ninguno de los dos permanezcamos en el olvido. En tu recuerdo, para siempre…
20140716-150117-54077159.jpg

Estándar

20140715-093601-34561332.jpg

Cartas al cielo

Presentación de Cartas al cielo

Imagen

20140712-131320-47600535.jpg

Cartas al cielo, Cosas y Pelo

Buena suerte…

Imagen

20140706-201957-73197361.jpg

Cosas y Pelo

El mundo…

Imagen
Cosas y Pelo

Alguna opinión más…

Perdonad si no pongo todos los comentarios y los Mail que me mandáis, pero os doy las gracias a todos por hacerlo, me hace muchísima ilusión leeros.
Ahora voy a poner uno de los muchos que recibí, este en especial me hizo bastante gracia.

Hola Manuel, tenía ganas de contarte lo q me paso mientras leía tu libro, espero no te moleste q te escriba. Imagino q como yo, miles de chicas q hemos leído tu libro te pondrán comentarios y seguramente alguna barbaridad que otra jjjjjjjjjjj la verdad no se sí esto servirá de algo, pero yo, te lo pongo. Es la primera vez q siento algo tan extraño mientras leo, y lo hago bastante a menudo. No se sí tomármelo bien o mal, me explico, tomármelo mal porq en realidad creo q he tenido una vida sexual bastante apática y sin experiencias realmente placenteras. Vamos, en resumidas cuentas, he follado mal y poco, por lo q he podido leer en tu libro. Y bien, porq nunca, y te lo digo de verdad, NUNCA había sentido tanto al leer como cuando leí el tuyo, aunq suene feo, me tuviste cachonda los tres días q tarde en leerlo, en el autobús, en el metro, en el trabajo, fue una auténtica tortura! Pero te tengo q sacar un pequeño fallo, no nos puedes dejar así, el final es una auténtica putada y no puedes tenerme esperando el próximo libro quien sabe cuanto tiempo. Te has portado muy mal en ese aspecto. Bueno, pues ya me he quedado agusto, si no te escribía reventaba, te doy mi mas sincera enhorabuena y no dejes nunca de escribir. Un beso “niño”

Estándar