stories

Si, era inevitable

Si, te tenía miedo, tenía miedo a tu mirada, tenía miedo de pronunciar tu nombre completo. Porque quizá era demasiado para que alguien pudiera hacerlo, o por lo menos yo no me creía tan valiente como pensaba.
Si, me daba pánico que tus ojos se fijaran en los míos, porque sin darte cuenta tu mirada dolía, porque sin entenderlo me hablabas y me decías que después de ti no habría nada mas. La sinceridad era la virtud mas terrible que aquellos ojos me hacían sentir.
Si, huía sin querer de un dolor que no entendía, de una mañana que era fría si no estabas a mi lado, de un laberinto del que no quería salir ni que nadie me enseñara a hacerlo si no ibas a estar fuera para ayudarme a vivir.
Si, y que pasa, te tengo miedo, y no me da vergüenza reconocerlo. Eres demasiado para que un corazón pueda soportarlo, eres el final y el principio en una misma sonrisa, eres el sendero de un camino que nunca se termina. No quiero besos sin sabor a tus caricias, ni abrazos sin motivos, ni oscuridad sin interruptor para encenderla… No lo quiero mi vida, perdóname por haberme guardado las ganas y por haber perdido la valentía por la cual un día te enamoraste de mí, pero entiende que es demasiado para un corazón sin entusiasmo… Tú te lo llevaste el mismo día que noté como parpadeabas y me dejaste esas milésimas de segundos sin esa mirada…

Te perdí… Te perdí pero no quiero recuperarte.

Manuel Montalvo

IMG_8461.JPG

Estándar
stories

Reflejo

Mi reflejo era el perfil de lo interminable. Te buscaba sin encontrar un motivo para no perderme. Eras el principio de un final prematuro y mientras tanto necesitaba sentir esa mirada que no hacia más que matarme. Fuiste la vida que quería pero no la que necesitaba. Quiéreme aunque con ello me destruyas y escóndete tras el espejo que siempre me contaba mentiras. Porqué fueron los primeros ojos que me mintieron y las palabras mas inhóspitas que jamás se pronunciaron. Engáñame como siempre y hazme tan feliz que consiga imaginarme que un día me quisiste. Este era el espejo de mis pensamientos y tú, el reflejo que siempre me explicó que todo había terminado…

Manuel Montalvo

IMG_7937.JPG

Estándar
stories

Me ahogaba

Me ayudaste a no ahogarme, estaba muy profundo, no entiendo como me agarraste pero me sacaste del fondo sin darme cuenta. Tu corazón trazó lazos que impulsaron mi cuerpo hacia la superficie. Eres mi vida y como no querías perderla, tuviste que evitar que muriera. La salvación dependía de tu necesidad hacia mí, y al sentirla volví a coger una nueva bocanada de aire. Las aguas no han sido suficientemente bravas para acabar con un sentimiento de unión tan inmenso, ni siquiera la infinidad de los océanos pueden atreverse a separarnos. Eres una luz que ilumina el final del camino y yo, la seguiré hasta el final de nuestras caricias. Vivir es bonito, a tu lado, una maldita locura. Quiero serlo, quiero ser el rey de los locos y enorgullecerme de ello. Si puede ser, que me encierren en tu manicomio y me den tu mirada un par de veces al día como medicina. Un día te fijaste en mí, después me quitaste algo que guardaba, yo te lo pedí de mil maneras, y ahora me doy cuenta que realmente no me lo quitaste, porque siempre ha sido tuyo…

Ayúdame a ser feliz, bueno no, ayúdame a tenerte cerca, así seré feliz.

Manuel Montalvo

IMG_1024.JPG

Estándar
stories

Tu sonrisa

Cuando sonríes me doy cuenta que no hay nada mas que tú, es tan violento que tengo que separarme unos segundos para poder seguir observándote. Siempre pensé que no había nada mas bonito que vivir, hasta que apareciste. Vivir y tú, sois la conjugación perfecta para elaborar la frase más bonita del mundo. La felicidad se ha vuelto incontrolable, sonrío sin tener motivo mientras te miro sin fijar la vista en nada concreto. Eres las mañanas que todos necesitamos y esas noches que echamos de menos cuando hace más frío al que me tienes acostumbrado. Buscaba un significado a esto que nos sucedía, era todo tan extraño que no conseguía encontrarlo en ningún manual de sentimientos. Me haces crecer todos los días, hasta los que no te veo. Sentirte mía, aun en la lejanía es la llave que necesito para abrir cualquier puerta. Te quiero, sin darme cuenta pero lo hago y tanto, que me da pánico pensar que se pueda querer de esta manera. Que suerte tan inesperada, que regalo tan irónico. El paso del tiempo ha llenado mi gesto de arrugas, pero esas maravillosas arrugas que explican la felicidad que he sentido al tenerte tan cerca. No te asustes cariño, piensa que si te digo algo así es porque no me caben mas sentimientos en el almacén, tengo que liberarlos. Gracias a ti he conseguido vivir sin darme cuenta y tener ganas de ser lo que ahora mismo veo reflejado en estas letras.
Siente que te quise, quiero y querré de una manera incondicional, no se hacerlo de otra manera…

Manuel Montalvo

IMG_0981.JPG

Estándar
stories

Cenicienta enjaulada

Viví aprisionada en tu castillo, dejé de ser princesa para convertirme en esclava y mi belleza sucumbió ante una mirada que nunca llegué a entender. Me vestiste con tus palabras y me arropaste con un calor basado en mentiras y desprecio. Era tuya, y te aprovechaste de ello, hiciste de mí un juguete y yo era feliz encerrada en esa casa de muñecas. No me reconocía en mi propio reflejo, esa sonrisa que me caracterizaba voló hasta un lugar oscuro cerrado a cal y canto. Cortaste las alas al pájaro equivocado, lo enjaulaste y sin percatarte lo dejaste morir lentamente. Perdí todo lo perdible pensando que poseía más que nadie. Te tenía, o eso me creía, y con ello era feliz aún sin darme cuenta que nunca te tuve. Tus órdenes eran una prioridad y mi vida una parte más de ti con la que jugabas a tu antojo. Yo me sentía dichosa y al tenerte cerca mis ojos irradiaban alegría, pero no felicidad, porque tú te la llevaste contigo, como antes dije, voló hasta encerrarse en ese maldito lugar que todavía estoy buscando y no soy capaz de encontrar. Me miro ahora desde otra perspectiva y siento tanta pena que a estas alturas no soy capaz de procesarla. Te di mis mejores años y tu fuiste tan estúpido que los desperdiciaste siendo incomprensible dejar escapar algo tan preciado.
Apagaste mi belleza y ahora soy una niña bonita pero con el alma destrozada, una vida completamente desperdiciada y un vacío especialmente profundo…

Manuel Montalvo

IMG_8130.JPG

Estándar
stories

Diccionario roto

Tu siempre llegabas tarde y yo, era el hombre más feliz de la tierra esperándote. Tus disculpas y aquella media sonrisa, eran el principio de una alegría que me asustaba. Incluso en los días más fríos, aguardar a que llegaras, se convertía en lo más cálido del mundo. Eras mi vida, y había olvidado la mía el día que te quedaste mirándome. Fingía que no estaba enamorado de ti, basándome en el manuel que un día alguien elaboró sobre como poder sobrellevar una pareja, no podía soportarlo más de unos segundos, cuando te tenía a menos de unos miles de kilómetros. Eras todo, y ahora, peor aún, porque no encuentro nada que pueda definir lo que realmente eres. Viví aprisionado en una fortaleza con tu mismo nombre, obvie el sentido que tienen los días basándolos en caricias y sonrisas que tu sólo sabias darme. Cogí el diccionario y arranqué un millón de páginas, por tu culpa nada tenía el mismo significado. Un día, sin entenderlo, tuviste la maravillosa idea de decirme que me necesitabas, en ese momento, perdí la capacidad de valorar mi vida, de repente, sólo existía la tuya. Si había soñado desde niño con algo, gracias a ti, todo se perdió tras una única visión, tus ojos…

IMG_3888.JPG

Estándar