stories

Diccionario roto

Tu siempre llegabas tarde y yo, era el hombre más feliz de la tierra esperándote. Tus disculpas y aquella media sonrisa, eran el principio de una alegría que me asustaba. Incluso en los días más fríos, aguardar a que llegaras, se convertía en lo más cálido del mundo. Eras mi vida, y había olvidado la mía el día que te quedaste mirándome. Fingía que no estaba enamorado de ti, basándome en el manuel que un día alguien elaboró sobre como poder sobrellevar una pareja, no podía soportarlo más de unos segundos, cuando te tenía a menos de unos miles de kilómetros. Eras todo, y ahora, peor aún, porque no encuentro nada que pueda definir lo que realmente eres. Viví aprisionado en una fortaleza con tu mismo nombre, obvie el sentido que tienen los días basándolos en caricias y sonrisas que tu sólo sabias darme. Cogí el diccionario y arranqué un millón de páginas, por tu culpa nada tenía el mismo significado. Un día, sin entenderlo, tuviste la maravillosa idea de decirme que me necesitabas, en ese momento, perdí la capacidad de valorar mi vida, de repente, sólo existía la tuya. Si había soñado desde niño con algo, gracias a ti, todo se perdió tras una única visión, tus ojos…

IMG_3888.JPG

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s