stories

Cenicienta enjaulada

Viví aprisionada en tu castillo, dejé de ser princesa para convertirme en esclava y mi belleza sucumbió ante una mirada que nunca llegué a entender. Me vestiste con tus palabras y me arropaste con un calor basado en mentiras y desprecio. Era tuya, y te aprovechaste de ello, hiciste de mí un juguete y yo era feliz encerrada en esa casa de muñecas. No me reconocía en mi propio reflejo, esa sonrisa que me caracterizaba voló hasta un lugar oscuro cerrado a cal y canto. Cortaste las alas al pájaro equivocado, lo enjaulaste y sin percatarte lo dejaste morir lentamente. Perdí todo lo perdible pensando que poseía más que nadie. Te tenía, o eso me creía, y con ello era feliz aún sin darme cuenta que nunca te tuve. Tus órdenes eran una prioridad y mi vida una parte más de ti con la que jugabas a tu antojo. Yo me sentía dichosa y al tenerte cerca mis ojos irradiaban alegría, pero no felicidad, porque tú te la llevaste contigo, como antes dije, voló hasta encerrarse en ese maldito lugar que todavía estoy buscando y no soy capaz de encontrar. Me miro ahora desde otra perspectiva y siento tanta pena que a estas alturas no soy capaz de procesarla. Te di mis mejores años y tu fuiste tan estúpido que los desperdiciaste siendo incomprensible dejar escapar algo tan preciado.
Apagaste mi belleza y ahora soy una niña bonita pero con el alma destrozada, una vida completamente desperdiciada y un vacío especialmente profundo…

Manuel Montalvo

IMG_8130.JPG

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s