stories

El cielo se hacia pequeño a tu lado.

Perdí la razón nada mas observarte. Se convirtió en dañino algo que solo me causaba felicidad, te pensaba tanto que no podía evitar volverme loco, pero ese tipo de locura que te levanta los pies del piso y te dibuja una enorme sonrisa. Me hacías volar sin despegar del suelo. Tú eras el cielo mas bonito, aunque después de ver tus ojos no pudiese mirarlo jamás, lo convertiste en nada. El mar dejó de darme miedo, el azul se convirtió en mi color favorito gracias a la luz que desprendía tu mirada y que sin querer no paraba de insultarme, me hacías reír sin darme cuenta, era precioso. Te creía y todavía no me habías dicho nada, te necesitaba y aun no nos conocíamos. Despertaste sentimientos que dormían bajo unas sabanas que hacia mucho dejaron de arroparme, eras esa luz que todos buscamos, la necesidad que un día se apaga porque no somos capaces de darnos cuenta de todo lo que tenemos al lado, y eso es lo que sentí, eso precisamente, al sentirte cerca se me apagó la soledad. Te vivía con tanta intensidad que no hacia falta saber nada de ti, tu mirada me lo decía todo. Tenía tantas ganas que olvidarte era indispensable, nada podía curar tu intensidad, nada era capaz de sostenerme como tus principios. Te entregué mi vida aunque sabía que ya iba a ser imposible recuperarla.
Desabrocha la cremallera de este corazón aprisionado, hazme de nuevo vibrar con los latidos de tu alma. Encuentra mis deseos y hazlos tuyos, siéntete querida por favor, dame la opción de desarrollar mis sentimientos y llévatelos contigo, ya no los quiero si no son para ti. Esconde bajo ese pañuelo mi rendición, mi anhelo…

Juega conmigo hasta que te canses, pero hazlo… Gáname esta partida, por favor.

Manuel Montalvo

IMG_0057.JPG

Anuncios
Estándar
stories

Naciste, tú…

Te senté en mi cama, tu cuerpo hacia juego con las sabanas y tu mirada con mis pensamientos. Estabas tan bonita que intentaba no parpadear, no podía perderme nada de ti. ¿Alguien dijo que no existía nada perfecto? Quizá fue hace veintidós años, antes que nacieses. Cada vez que sonríes se apaga mi tristeza, no se como dos personas pudieron crear algo tan exagerado, pero lo hicieron, y encima lo llamaron como tú. Te quiero cariño, tanto que he perdido la capacidad por querer todo lo demás, de una manera tan irreal que se ha convertido en un suspiro, en los míos, pero solo cada vez que te siento cerca… Invertías el significado de lo que pensé que tenía sentido, me di cuenta que hasta que no te tuve a mi lado, nada era como yo me creía. Dejemos que el silencio nos destroce mientras no somos capaces de separarnos, haz que tu mirada acabe con la soledad, convierte tu voz en la melodía que siempre necesite para aprender a bailar.
No dejes de reír nunca, así todo el mundo conseguirá entender lo que es la felicidad. Vuela, vuela muy alto y no dejes de hacerlo nunca, contigo, agarrado a ti, he perdido el miedo a las alturas…

Ya nada me da miedo; bueno, si, quizá perderte si me da miedo…

Gracias por entender a mi corazón y gracias por esa sinceridad que hace que todo sea más sencillo…

Manuel Montalvo

IMG_0147.JPG

Estándar
stories

Déjame que duerma

Hasta entonces éramos unos simples juguetes, nos manejábamos según nos ordenaban nuestros antojos. ¿Nos queríamos? Menos que cuando hacia frío y tú, no corrías para abrazarme. Eras esa iglesia que se derrumbaba al notar como la fe de sus feligreses va decreciendo, me dabas tanto miedo que no podía ocultarlo, ni con mi mejor sonrisa era capaz de esconder el efecto que causaban en mi tus inmensos ojos negros. Pero, ¡qué demonios hice mal! ¡Por qué me tocó vivir este infierno de cabello dorado y esas preciosas facciones! por qué me asignaron esta incertidumbre que no para de avisarme que todo terminara algún día. Te quería tanto que se me hacia pequeño el mundo, tanto que me dolían hasta las ganas por estar a tu lado. Vuela cariño, vuela de una puta vez, aléjate y párteme el alma, pero hazlo ya, no sigas manteniéndome despierto ni un día más, deja que duerma para siempre…

Tanto que los días volaban sin saber donde llegarían…

Manuel Montalvo

IMG_0135.JPG

Estándar
stories

Otra vez tú

Tenias el cabello negro y unos ojos que me llevaban hasta el infierno que siempre había deseado. Una sonrisa muy parecida al final de una película de aventuras y una mirada semejante a las consecuencias de una enfermedad incurable. El olor de tu cuerpo me asustaba que mezclado con ese tono de voz, se convertía en pánico. Tu manera de andar era similar a la desesperación que se siente cuando no posees algo, tu manera de pisar el suelo una conferencia de como estar seguro y que nada se oponga a tus necesidades. Después fui conociendo mas cosas sobre ti, esa cintura que se dejaba ver tímidamente tras esa camiseta sencilla, tu ombligo convirtiéndose en el pozo de mis inquietudes y unas pequeñas marcas en tu piel que se escondían tras los pantalones, indicándome el camino hacia el infinito. Eras la creación que todo artista sueña, la obra que cualquier escultor podría llamar como su mejor trabajo y la pintura más perfecta que se pueda representar en movimiento. No había un pedazo de ti que no fuera un insulto para los demás, porque la perfección de tus formas hacia que inevitablemente te perdieras en ellas sin tener un camino de retorno.
Eras la perdición mas clara y mas bonita, luego nos presentamos y me di cuenta que no podría contenerme al sentir como nuestros cuerpos se gritaban…

Manuel Montalvo

IMG_0087.JPG

Estándar
stories

Puertas apagadas

Me cansé de apagar puertas y abrir interruptores que no daban la luz necesaria. Desesperaba al mismo tiempo que esperaba, cada vez que te sentía más lejos de lo necesario me dolían las palabras. Eres un mal que no para de hacerme bien y una vida que se esfuma tras pronunciar una palabra que me prohibí hace demasiados años. Eres, eras y serás, o eso creo, porque al pensar en ti pierdo la realidad en la que vivo. Si eres ya no te siento, si fuiste te he olvidado y si serás te perdí tras un llanto que no cesa. Maldigo tu presencia y a la vez la convierto en necesaria, mis ojos te buscan pero mi alma te rechaza. ¿Como le digo a mi conciencia que te perdone? Hazme un ultimo favor y corre hasta tropezarte con otra vida, destroza otro corazón que sea capaz de soportarte, ayúdame a terminar un poema que empezó con tu maldito nombre.
Sensaciones que se convirtieron en mi vida se han labrado a base de tanto trabajo que la recompensa se vio solapada por tu presencia…

Manuel Montalvo

IMG_0086.JPG

Estándar
stories

Mi felicidad… Y la vuestra.

Miramos a lo lejos, no vemos nada, intentamos descubrir un infinito que todavía nadie inventó. Nunca fuimos nada, solo somos una milésima de lo que en realidad podemos llegar a ser. Insisto en buscar un lugar que sea compatible con mi felicidad, dibujar con pinceles inexistentes sonrisas que al observarlas no podamos quedar indiferentes. Reboso alegría, tanta que contagió, tanta que almas tristes que caminan por mi mismo sendero terminarán riendo sin saber cual es la razón real de ello. Vivo, mejor o peor, pero vivo. Aprovecho los minutos abrazándome fuertemente a unos sentimientos que me ayudan a llevar bien erguida mi postura. No puedo ser hipócrita e intentar dar la panacea de el por qué de estos sentimientos tan intensos, cada uno debemos ser nuestro propio buscador, nuestro propio alquimista. Aprender de quienes sonrían, porque en ellos esta la única manera de vivir, si, eso es, vivir, tanto, que perdamos el miedo a morir porque en realidad nuestros días fueron realmente días.

Manuel Montalvo

IMG_8823.JPG

Estándar