stories

Tus mentiras ya no duelen

Te puedo preguntar por aquellas historias que nunca vivimos, reprocharte de algún modo los besos que me faltaron, pedirte explicaciones por aquella mirada sin significado y seguramente y como hacías siempre, sonreirás sin aclararme nada. Ese mundo lo creamos sin darnos cuenta, yo me estaba acostumbrando a sus calles y tú querías dejar de vivir en él todos los putos días. ¿Qué te hice yo para obtener tanto dolor a cambio de una vida entregada a tus necesidades? Me gustaban tantas cosas de tu mirada que ya no pude entender ninguna más. Te reprochaba la manera de comportarte mientras iba perdiendo trozos de ti por el camino. Pero eso si, cada vez que se juntaban nuestros cuerpos se nos olvidaban todos los problemas. El sexo era el único modo de entendernos, la única manera de hacerte sonreír y que te brillaran los ojos. Me pedías y yo te daba todo, tanto que sin darme cuenta, al tiempo, ya no me quedaba nada. ¿No te das cuenta que ya no me afectan tus mentiras? ¿No sientes que me he hecho inmune al dolor que me crea no entenderte? No se por qué, pero he conseguido asimilar que ya no nos queda tiempo, que tengo que aprovecharme de ti antes que te vayas para siempre. Te voy a querer tanto que dejaré a los demás sin recursos para conquistarte. Mientras que seas mía te haré sentir la mujer mas feliz del mundo. Abre bien tu corazón y prepárate para que se llene de alegrías, ahora es mío y mientras sea así, haré con él lo que me de la gana.

Los pocos minutos que me queden a tu lado, los almacenaré para poder administrarlos en mi memoria lo que me queda de vida sin ti.

Manuel Montalvo

2015/01/img_0201.jpg

Anuncios
Estándar