stories

Cómo 

¿Cómo se puede seguir queriendo cuando tú te quedaste con mis ganas? 
¿Cómo se puede volver a mirar si tu corazón me robó la vista? 
¿Cómo se puede aprender de la vida si tú eras el manual que me enseñaba cómo hacerlo? 
En un acto suicida decidí seguir adelante. Sabía que no me llevarías a ningún lugar feliz pero tu magnetismo pudo contra mi autoestima. Ese día la gente dejó de moverse, las calles se callaron de repente y todos, absolutamente todos no pudimos hacer otra cosa que observarte. Llevabas unos zapatos de tacón y una falda pegada hasta las rodillas. Una sonrisa de un color indefinible y la misma fuerza que un corazón enamorado. Caminabas, si es que eso que vi se puede llamar así. Transmitías tanto que unos segundos se convirtieron en miles de vidas sin sentido. En ese momento supe que no quería nada, que no necesitaba nada, que no podía seguir sino me acercaba a ti y te pedía que murieras a mi lado. Si, lo sé, suena a loco pero en tan sólo unos cuantos pasos me di cuenta que una mujer es suficiente para cambiar de color el mundo. ¿Morir? Exacto. Porque lo más cerca que estaré de la muerte fue ese instante que pronunciaste tu nombre. Mi corazón se paró y dejé durante unos segundos de vivir cómo todos los seres humanos…  

Manuel Montalvo

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s