Cartas al cielo, stories

Estan muy cerca

¿Sigues ahí? No te has ido, ¿verdad?. Creo que hay veces que te necesito y no estás, pero en el fondo hay algo que me dice que siempre me acompañas. ¿Ves todo? Imagino que sí. Porque no hay un minuto que no te sienta a lo lejos. Y seguro que estas pendiente, cómo cuando era pequeño y corrías tras de mí intentando que no me pasara nada. Inconscientemente noto que sigues haciéndolo, pero desde otro lugar que no soy capaz de entender. Entonces es cuando empiezo a comprender que estás, ahora veo la realidad de algo que tanto daño me hizo durante un momento de mi vida. Puede que sea una locura verlo desde este prisma, pero tu partida no fue más que algo que tarde o temprano tenía que suceder, algo a lo que todos estamos expuestos. Un suceso que me ha hecho entender que hay que VIVIR. Porque quizá hoy sea el último día que podamos sentir cómo lloran las estrellas. Y las miro, y brillan, y me hacen sonreír porque antes era incapaz de ver más allá de problemas que en el fondo no son más que situaciones que van y vienen. Eso es, situaciones. No existe algo malo que dure para siempre, las heridas terminan curándose o simplemente, dejan de doler y se convierten en cicatrices. Hay tantas historias que pueden ser nuestras que no podemos perder el tiempo viviendo sólo una. Nuestro lugar no es únicamente ese que nos hace sentir cómodos, detrás de algunos muros pueden encontrarse paisajes que quizá nos lleven a una felicidad más intensa. 
Vivid…  

Manuel Montalvo

Instagram: @manuelmontalvoruiz

Estándar
stories

No quiero morir

Una vez me dijo alguien que si escribía, nunca moriría. Y yo no quiero morir. Me da miedo la oscuridad y más cuando se siente en pleno día. Me da miedo cerrar los ojos porque pienso que nunca más volveré a verte. Pero no sé si ese miedo es producido por dejar de observar tu inestable figura, sino porque siento que al cerrarlos se escapara tu alma lejos de mi alcance. Sí, es cierto, tengo miedo a morir, soy un cobarde. Y me da miedo gritar y que nadie me escuche, por eso hago esto. Por eso vivo con millones de letras alborotando mis noches. Y cuando están lejos siento más frío del que puedo soportar. Porque ellas me arropan cuando nadie puede hacerlo, y me hacen feliz y me ponen triste al mismo tiempo. Son extrañas pero necesarias, cada vez más. Entonces me pongo frente a este cacharro, la pantalla se ilumina y creo qué me ilumina a mí también. Entonces sin entenderlo se va creando una cadena mágica de letras que llegado su final elaboran un precioso e inmortal sentimiento. El mío y el de cualquiera que se deje acariciar el corazón…

Manuel Montalvo 

Instagram: @manuelmontalvoruiz

Estándar
stories

No te vayas nunca

Ella era distinta, incluso cuando estaba apagada. La recuerdo casi a diario y lo peor de todo, es que la comparo. Sí, inevitablemente lo hago. Comparo sus ojos interminables, su sonrisa incondicional, la manera de comportarse, el leve movimiento de su cabello al caminar, pero más aún aquellos silencios llenos de vida. Reconozco que cuando me miraba fijamente se terminaban los días. Amanecía y anochecía sin darme cuenta. Después de ella sentí que no quedaba mucho más, qué las princesas existían y qué los cuentos tenían un final feliz “Ella”. Entonces es cuando sientes que existe el infinito y qué la palabra compartir tiene un nombre propio, pero sobre todo, te das cuenta de que la vida se puede poner mucho más bonita. Y qué aquella canción de Alejandro Sanz se llamaba de una manera “y si fuera ella”, y qué de repente ya no tienes miedo, y qué quieres vivir hasta el final sin perderte ni un sólo segundo. 
No te vayas nunca y si lo haces, que no sea por mucho tiempo. Tan sólo unos pocos segundos. 

Manuel Montalvo
Instagram: @manuelmontalvoruiz 

Estándar
stories

Mis ojos se han acostumbrado a…

No me entiendo. No. No sé por qué sigo. He tropezado tantas veces con la misma piedra que forma parte de mis días, que extraño hábito. Si no lo hago, parece que me falta algo.
Aunque no recuerde cuando fue la ultima vez que me diste un beso, los siento a diario, dolorosos pero terriblemente necesarios, y pienso que tengo guardada tu voz tan dentro que no sé si hablo yo, o tu alma. He repartido tus abrazos, me agarro a ellos cuando me doy cuenta qué ya no estás y qué quizá no vuelvas. Los administro cómo me da la gana, ¡ya no eres quien para decirme como debo hacerlo! Son míos y punto, tú me los diste y es de las pocas cosas que no me vas a quitar jamás. Te lo llevaste todo sin consentimiento alguno; mi alegría, la cogiste prestada y has hecho con ella lo que hacíamos cuando éramos jóvenes con la ropa que nunca devolvíamos. Mi sonrisa, también te la llevaste, lejos, fuera de mi alcance, ¿crees que me la devolverás algún día? Pienso que te he llorado tanto que mis ojos se han acostumbrado a vivir entre lágrimas. 

Me has destrozado la vida y encima, te quiero. 

Manuel Montalvo

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Magia

¿Crees que ese merece jugar con tu felicidad? ¿Piensas que alguien es tanto cómo para que tus ojos sé callen? En realidad no te conozco, y no sé si acertaré diciendo esto, pero el fin de tu alegría es demasiado caro para que alguien pueda comprarlo. Porque no eres un juguete que se usa en los momentos de aburrimiento y tu vida no es un complemento de ninguna otra. No, tu felicidad sólo depende de ti. Debes de usarla cuando a ti te apetezca, no tiene que estar supeditada a la necesidad de tener alguien al lado. Eres lo suficientemente mágica como para aparecer y desaparecer cuando tu quieras, no cuando alguien te lo pida y esto, sólo se debería acabar cuando realmente pienses qué se debe terminar, no cuando alguien quiera poner un punto y a parte. 
Llora por algo, no por culpa de alguien… 

Manuel Montalvo 

  

Estándar