stories

Mis ojos se han acostumbrado a…

No me entiendo. No. No sé por qué sigo. He tropezado tantas veces con la misma piedra que forma parte de mis días, que extraño hábito. Si no lo hago, parece que me falta algo.
Aunque no recuerde cuando fue la ultima vez que me diste un beso, los siento a diario, dolorosos pero terriblemente necesarios, y pienso que tengo guardada tu voz tan dentro que no sé si hablo yo, o tu alma. He repartido tus abrazos, me agarro a ellos cuando me doy cuenta qué ya no estás y qué quizá no vuelvas. Los administro cómo me da la gana, ¡ya no eres quien para decirme como debo hacerlo! Son míos y punto, tú me los diste y es de las pocas cosas que no me vas a quitar jamás. Te lo llevaste todo sin consentimiento alguno; mi alegría, la cogiste prestada y has hecho con ella lo que hacíamos cuando éramos jóvenes con la ropa que nunca devolvíamos. Mi sonrisa, también te la llevaste, lejos, fuera de mi alcance, ¿crees que me la devolverás algún día? Pienso que te he llorado tanto que mis ojos se han acostumbrado a vivir entre lágrimas. 

Me has destrozado la vida y encima, te quiero. 

Manuel Montalvo

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s