Cosas y Pelo, stories

No me advertiste

Me hacen daño tus palabras, tu mirada, tu olor, tus caricias, me hace daño todo. Me hace daño tu dejadez, tu violencia, tu forma de tratarme, tu pérdida de interés. 

No entiendo en qué momento dejamos de bailar juntos. No soy capaz de ver el día que dejamos de hablar y nos quedamos callados. 

¿Recuerdas la primera vez que me dijiste que me querías? Pareces haberlo olvidado. Pareces haber olvidado todo.

Entonces es cuando tengo claro que no te conozco. Que viví este tiempo con una sombra de lo que en realidad eres. Que me enamoré de una versión que poco a poco a ido degenerado. Que eras un fantasma de vane y hueso. 

No te conozco cariño, y lo peor de todo es que no te reconozco. Has eludido mi capacidad de entender a las personas dejándome con la incertidumbre más dolorosa; ¿Será el amor tan cruel siempre? 

Ahora sólo me queda asimilar que esto ya pasó, y que nuestro final dará comienzo a algo nuevo. 
Pero aún así, me podías haber avisado que dolías tanto… 

Manuel Montalvo   

Instagram:@manuelmontalvoruiz

Anuncios
Estándar
Cosas y Pelo, stories

El olor, principio de una vida.

¿A caso os habéis parado a sentir el olor real de alguien?
Muchas veces, pasamos por alto cosas que son realmente importantes. Nos fijamos instintivamente en la apariencia sin saber exactamente que es lo que esconde cada uno.

No quiero parecer hipócrita. Evidentemente el exterior es lo primero que percibimos. Es mucho más sencillo atraer a alguien si nuestro envoltorio es apetecible para los demás. Pero, ¿y si lo que hay dentro no nos gusta?.

Nos limitamos a decir frases como “qué buena está” o similares, nublándose nuestra vista como si fuéramos autenticas aves de rapiña. Entonces es cuando nos acercamos, y con el arte y capacidad de conquista que tenemos, desplegamos nuestro gran plumaje e intentamos llevarnos a nuestra presa a la cueva. Lo intento analizar (en primer lugar conmigo) y me resulta realmente fascinante, cómo podemos desarrollar todo nuestro potencial y sacar la mejor versión de nosotros mismos cuando hay algo que nos interesa.

Y me pregunto yo, ¿por qué no intentamos exteriorizar esa gran faceta constantemente? imagino que así, todos daríamos mucho más de si. 

Pero bueno, a lo que iba. Cuando tenemos enfrente a ese ser que nos atrae, ¿nos conformamos solamente con que sus curvas sean las que la sociedad establece como acertadas? Que curioso, parece ser que sí. 

El olor de alguien, algo tan sencillo como eso, puede decirnos tanto de esa persona que quizá nos de miedo descubrirlo. Acercarse, mirarle a los ojos y ver algo que su exterior nunca nos podría mostrar. Cómo su aroma varía cuando estamos más cerca de lo que las normas dictan como correcto. Sentir como alguien tiembla al percibir el sonido de nuestra voz al chocar fuertemente contra su boca. La primera vez que dos pieles desconocidas se sienten. El murmullo que se crea cuando nuestra respiración se acelera al notar que hay algo que no podemos controlar. Ese instante en el que no tienes claro si te corresponderán o te mandaran a paseo. Los nervios por descubrir a que sabrán sus gemidos. Si al agarrarle con fuerza puedes robarle un suspiro. Todo eso y mucho más, que como animales que somos, pasamos por alto.

Tenemos tanto que dar que no nos podemos limitar a lo que nuestros ojos ven. Tenemos/debemos que detenernos en cosas infinitamente más simples y sencillas. Si somos capaces de descubrir como el olor de alguien cambia por nuestra presencia, entonces podremos decir que estamos aprovechando la vida. En definitiva, viviendo.

Manuel Montalvo
Instagram:@manuelmontalvoruiz 

Estándar
stories

Abrazos bonitos

¿Dónde has estado todo este tiempo? ¿Por qué me has mantenido tantas noches despierto? Es la primera vez que alguien me duerme tan bonito y que no me deja pensar en nada antes de hacerlo. Lo último que recuerdo es que te tenía pegada a mí, entre mis brazos, como si fueras una prolongación de mis ganas. Has conseguido que en mi vida, por un momento, no existan los problemas. 

¿Puedes hacer algo para que esto se repita a diario? Intento imaginar como sería estar a tu lado para siempre. Si has sido capaz de transmitirme tanta paz sólo con tenerte cerca, no quiero pensar lo que pasará cuando me crea que eres mía. Me has contagiado de algo que no sé como definirlo; alegría, tranquilidad, paz, felicidad, entusiasmo, ganas, ilusión. Pues todo eso lo metemos en una coctelera gigante y la agitamos hasta que aparezca tu nombre grabado en mi corazón, con enormes letras luminosas. 

Es alucinante lo que te puede llegar a regalar la vida sin esperar nada a cambio… 

Manuel Montalvo 
Instagram:@manuelmontalvoruiz

Estándar
stories

Cambios 

Creo que he cambiado tanto, que una parte de mí no me conoce. A veces me observó desde fuera y pienso que me deberían presentar de nuevo. Mi mundo se ha dado la vuelta, parece que me he ido a vivir a otro hemisferio. En él todo es distinto: los colores son más intensos, las calles están repletas de sonrisas, el sol sale con más ganas que nunca y mis pasos resuenan con fuerza. 
Es una realidad muy extraña. Vuelves a nacer siendo adulto y vas percibiendo nuevas sensaciones a diario. He aprendido a hablar otro lenguaje, consigo con ello que gente que antes no me entendía, lo haga. Y no sólo eso, mis palabras les abrigan en los días más fríos. Es muy curioso, todo esto lo es. 

Los niños pequeños pasan sus primeros años absorbiendo todo lo que les rodea. Yo, ahora, me siento como tal. No hay un sólo día que algo no me saque una carcajada.

Quizá deberíais probar nacer cada cierto tiempo. Buscar el motivo, en el momento que os encontréis, para ser lo más felices que podáis. Porque si hay alguien que lo ha conseguido, quiere decir que todos lo podremos conseguir. Sólo es imposible lo que no intentamos. Y sobre todo, no permitáis a nadie que os quite la ilusión, ella será la que os haga reír constantemente.  
Feliz día, y feliz vida. 

Manuel Montalvo
Instagram:@manuelmontalvoruiz 

Estándar
stories

Tú decides 

– Ya no te hago gracia ¿verdad? Ya no me necesitas ¿no? 

Entonces es cuando te crees con el derecho de tirarme como si fuera algo que no sirve. 
– ¿Has pensado alguna vez el daño que haces? 
Imagino que tu ego supera ese reflejo que crea mi sombra en un charco que se está secando por minutos. 
¿Has cogido todo lo que necesitabas?
Qué irracional te volviste de un día para otro. Y sin saber cómo, mis lagrimas fluían más rápido que nuestros sentimientos. 

Qué curioso. Dejaste de quererme a tal velocidad que no pude seguirte. Cuando me quise dar cuenta estabas demasiado lejos para intentar alcanzarte. 

Y encima no paro de preguntarme el porqué. Y como una maldita idiota me culpo por no haber sabido retenerte. Que estúpido es el corazón a veces, y que conclusiones tan extrañas saca cuando algo le hace daño. 

Entonces, ahora me pregunto: ¿y qué es lo que debo hacer? ¿Llorarle hasta que las lágrimas consigan ahogarme? O por el contrario, ¿recordarle como algo que pasó y me hizo feliz una etapa de mi vida? 
Tú decides. 

Manuel Montalvo
Instagram:@manuelmontalvoruiz

Estándar