Cosas y Pelo, stories

Gracias.

Cuando miro las redes sociales, veo un montón de cifras: 70.000 me gustas, no sé cuántos comentarios, cientos de publicaciones compartidas… Pero si me pongo a pensarlo bien, me acojona. Sí, lo que leéis. Me asusta. 

Detrás de cada uno de esos “me gusta” hay una persona. Y no te das cuenta hasta que no te paras a pensarlo. Esos likes, me leen; algunos se emocionan, otros se ven identificados, otros incluso se les saltaran las lágrimas y más de uno pensará que menudas patrañas escribe este tío. Pero, es así. Esas cifras leen mis locuras y lo peor de todo, es que están igual de locos que yo. 

Es inevitable no emocionarse al vivir algo así. Porque, fuera aparte de tópicos, nunca te puedes sentir solo del todo. Yo no pongo fotos bonitas, no tengo un cuerpo escultural, ni mi vida es tan vertiginosa como para hacer que la gente se quiera subir a ella pero, escribo. Mejor o peor pero, lo hago. Con faltas, zampándome acentos y poniendo alguna burrada, sí, pero sujetándome el corazón con la otra mano. 

No sé dónde desembocará este río, ni tengo claro si adoptaré esto como medio de vida pero, una cosa es segura, lo recordaré para siempre. Y si algún día tengo hijos se lo contaré: 

– pues hubo una época que me dio por escribir y le gustaba mucho a la gente… 

Porque si algún día a alguien se le ha pasado por la cabeza hacerlo, le animó a que cumpla ese sueño; es la cualidad más bonita del mundo y la que a mí, más sensaciones me ha hecho vivir. 

Gracias.

Manuel Montalvo 

Estándar