stories

Cuando no esperas nada…

Hoy publicaba mi octavo libro. Hoy, quince de abril, volvía a cumplir un sueño más.
Es complicado describir lo que sientes cuando tienes que posponer algo así.
Llevamos más de un mes sin salir de casa. Viviendo una de las peores situaciones a las que jamás hubiésemos imaginado que nos tendríamos que enfrentar. No hay un solo día que no reciba una llamada, o un mensaje, para decirme que algún conocido ha perdido a un ser querido, o que se encuentra muy grave debido al maldito virus. Por suerte, mi circulo más cercano se encuentra bien (dentro de lo que significa esta situación).
Durante todos estos días he intentado no pensar demasiado. Me he limitado a escribir, a hacer deporte (como buenamente he podido), a leer todos los libros que tenía pendientes, a hablar con muchas personas que, aun estando cerca, las he sentido muy lejos y a hacer lo posible por obviar toda la información que me llega de fuera.
Es imposible pensar con claridad cuando te encuentras ante una realidad de esta magnitud. Pero, el tiempo, ese que tanto echábamos de menos cuando teníamos una vida normal, me ha servido para darle sentido a muchas cosas que antes carecían de importancia. No sé si por suerte, o por desgracia, ahora tenemos ese tiempo que tantas veces hemos anhelado.
Esto quizá nos sirva para apreciar cosas que antes las veíamos como algo normal. Quizá nos sirva para entender que la felicidad es tan efímera como el frágil llanto de alguien que vive con más miedo que ganas.
No sé si esto cambiará nuestra forma de vivir. Ni siquiera soy consciente de qué escenario nos encontraremos cuando nos abran la puerta de casa. Lo que sí tengo claro es que voy a querer más. A vivir más. Y a abrazar con más ganas.
Hoy iba a ser un día especial (cada vez que publico un libro lo es). Anoche seguramente no habría podido dormir de los nervios y hubiese pasado las horas pensando en qué os parecerá la novela cuando la leáis.
Su titulo “Cuando no esperas nada… sucede todo” quizá hoy tenga más sentido que el día que lo elegí. Porque hoy, sin esperare nada, deseo que suceda todo. Espero que esto se arregle de una maldita vez. Espero que los familiares de todas esas víctimas consigan superar algún día el dolor que deben estar sintiendo. Espero que sigamos valorando a todas esas personas que salen a la calle a ayudarnos (porque sin ellos la tragedia sería infinita). Pero, sobre todo, espero que esto nos sirva de lección y no un motivo para generar más distancia, y más odio.
Hoy iba a ser un día especial. Y lo ha sido. Espero que muy pronto ese libro os haga sentir tanto como a mí cuando lo escribí.

CuandoNoEsperasNadaSucedeTodo

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s