stories

Gracias

Esto me recuerda que hace unos años no me afeitaba, no sabía sonreír en las fotos 😬, me habían regalado una máquina de escribir y no tenía ni puta idea de que, algún día, iba a tener siete libros publicados 😬🤦🏽‍♂️

Os aseguro que jamás pensé que leería mi nombre en la portada de una novela. Ni si quiera que iba a tener la capacidad de escribir tres o cuatro palabras seguidas con cierta coherencia.

Hoy me levanté con varios comentarios del último libro “Yo era una chica normal” (Todos son preciosos, no sabéis la suerte que tengo de teneros) Y, aunque no lo creáis, son un gran empujón para seguir. Pero, en concreto, uno de ellos estuvo a punto de hacer que se me saltasen las lagrimas. En resumen, decía que se había sentido muy identificada con la protagonista y que, ojalá, algún día no se tengan que escribir historias como esa. Porque eso querrá decir que nos hemos empezado a querer mejor. Me daba las gracias por darle voz a todas esas personas que, de una manera u otra, se han sentido agredidas. Y que las heridas del corazón no se curan del todo…

Y yo solo puedo responder dando las gracias. Dando las gracias infinitas porque me llenáis de vida. Os aseguro que gritaré todo lo alto que sé (mediante mis historias). Y ojalá que algún día, como leí en ese comentario, solo tenga motivos para escribir cosas con final feliz 💛

Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Facebook: cosas y pelo

Anuncios
Estándar
Cosas y Pelo, stories

Yo era una chica normal

¡Ya está aquí! Mi séptima historia. Mi séptimo sueño cumplido. Espero que os guste. Quizá este sea uno de los libros que más me ha costado escribir. Os aseguro que Zoa os va a enamorar. Hay veces que tenemos que leer las cosas para intentar cambiarlas. Ojalá esto sea mucho más que un libro…

“Yo, un día, y aunque os parezca increíble después de leer esta historia, también fui una chica normal…”

Estándar
stories

Voy a ser…

Esta foto (que por cierto, no sé de quién es) es un bonito resumen de el último libro que he escrito. Porque la gran lucha de la protagonista es algo muy sencillo: ser la mujer que le de la gana ser.

Nunca había escrito desde el prisma de una chica. Han sido un montón de emociones preciosas pero muy encontradas. Meterme tanto en el papel me ha ayudado a ver muchos aspectos que antes desconocía. He leído a grandes escritoras para intentar aprender algo de su manera de expresarse. Y creo que he sabido representar, más o menos, lo que sentís vosotras a diario.

En breve os presentaré a Zoa. Para mí una auténtica heroína que va a cambiar la visión de los que leáis la historia. Ella, en un momento del libro, dice: – Espero que mi sacrificio sirva para que las cosas cambien.

Y ojalá que así sea.

#YoEraUnaChicaNormal

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Tengo miedo

Tengo miedo a sentir miedo, tengo miedo a los trenes que no llegan a ninguna parte, a las palabras bonitas que no son sinceras, a las paradas de autobús vacías, a los charcos que no manchan nuestros zapatos, a la vida que no duele, al motor de algo que no vuela, a ti, a tus imperfecciones perfectas, al barullo de la gente que está callada, al sol y a las estrellas, a la mirada de alguien que se esconde, al balcón desde el que no se ve nada. Pero más miedo aún me dan tus caricias, los latidos de un corazón que ya no funciona, al frío que vive conmigo en mi cama y a esa persona que me dice que me necesita necesitando más cosas. Lo tengo miedo, sí, pánico diría yo. Porque en una noche de brujas, de muertos, no hay cosa que más miedo me de que los que no se disfrazan. Porque quizá lleven una máscara durante toda su vida, y en un día especial les parezca algo normal volver a ponérsela. 

Noche de llorar sin que nadie se entere… 

Noche de Halloween. 
Manuel Montalvo
Instagram:@manuelmontalvoruiz

Estándar
Cosas y Pelo, stories

No me advertiste

Me hacen daño tus palabras, tu mirada, tu olor, tus caricias, me hace daño todo. Me hace daño tu dejadez, tu violencia, tu forma de tratarme, tu pérdida de interés. 

No entiendo en qué momento dejamos de bailar juntos. No soy capaz de ver el día que dejamos de hablar y nos quedamos callados. 

¿Recuerdas la primera vez que me dijiste que me querías? Pareces haberlo olvidado. Pareces haber olvidado todo.

Entonces es cuando tengo claro que no te conozco. Que viví este tiempo con una sombra de lo que en realidad eres. Que me enamoré de una versión que poco a poco a ido degenerado. Que eras un fantasma de vane y hueso. 

No te conozco cariño, y lo peor de todo es que no te reconozco. Has eludido mi capacidad de entender a las personas dejándome con la incertidumbre más dolorosa; ¿Será el amor tan cruel siempre? 

Ahora sólo me queda asimilar que esto ya pasó, y que nuestro final dará comienzo a algo nuevo. 
Pero aún así, me podías haber avisado que dolías tanto… 

Manuel Montalvo   

Instagram:@manuelmontalvoruiz

Estándar
stories

Tú decides 

– Ya no te hago gracia ¿verdad? Ya no me necesitas ¿no? 

Entonces es cuando te crees con el derecho de tirarme como si fuera algo que no sirve. 
– ¿Has pensado alguna vez el daño que haces? 
Imagino que tu ego supera ese reflejo que crea mi sombra en un charco que se está secando por minutos. 
¿Has cogido todo lo que necesitabas?
Qué irracional te volviste de un día para otro. Y sin saber cómo, mis lagrimas fluían más rápido que nuestros sentimientos. 

Qué curioso. Dejaste de quererme a tal velocidad que no pude seguirte. Cuando me quise dar cuenta estabas demasiado lejos para intentar alcanzarte. 

Y encima no paro de preguntarme el porqué. Y como una maldita idiota me culpo por no haber sabido retenerte. Que estúpido es el corazón a veces, y que conclusiones tan extrañas saca cuando algo le hace daño. 

Entonces, ahora me pregunto: ¿y qué es lo que debo hacer? ¿Llorarle hasta que las lágrimas consigan ahogarme? O por el contrario, ¿recordarle como algo que pasó y me hizo feliz una etapa de mi vida? 
Tú decides. 

Manuel Montalvo
Instagram:@manuelmontalvoruiz

Estándar
stories

Un puto regalo…

Y si me enseñaste a odiarlo todo, ¿por qué no hiciste algo para que no doliera? Mira lo que has conseguido, no soy capaz de levantarme, y estoy de pie, e intento seguir pero no, es imposible, ando hacia atrás y en mis ojos sólo existe el pasado. ¿Qué capricho tan curioso el tuyo? Ahora te has cansado y ya no lo quieres ¿verdad?, que gracia. Sin tener en cuenta que las personas no son regalos, los cuales te hacen ilusión cuando los recibes pero poco a poco se van perdiendo en el olvido. Y entonces es cuando dejan de existir las estaciones, ya no hace ni frío ni calor, ya no hace nada, ni siquiera tú, todo se apaga, se vuelve incierto, se cierran los sentimientos y dejas de vivir. Poco a poco te vas muriendo sin entenderlo, porque esa noche era más oscura y tus palabras hicieron que lloviera en alguna parte. Y sólo me queda seguir soñando, ese es el único momento que consigo vivir a tu lado y ser feliz, y sonrío, ¡y vuelo! Y entonces me doy cuenta que no quiero despertar y que quiero vivir toda la maldita vida ¡soñando!.
Manuel Montalvo

Estándar