Cosas y Pelo, stories

Yo era una chica normal

¡Ya está aquí! Mi séptima historia. Mi séptimo sueño cumplido. Espero que os guste. Quizá este sea uno de los libros que más me ha costado escribir. Os aseguro que Zoa os va a enamorar. Hay veces que tenemos que leer las cosas para intentar cambiarlas. Ojalá esto sea mucho más que un libro…

“Yo, un día, y aunque os parezca increíble después de leer esta historia, también fui una chica normal…”

Estándar
Cosas y Pelo

Más críticas…

Hola Manuel,

El otro día estuve en la presentación de tu libro, ante todo darte la enhorabuena por hacer algo tan distinto a lo que suelen ser las presentaciones (serias y aburridas) y segundo volver a darte la enhorabuena por esto que has escrito.

No se sí debido a mi edad (que es bastante) el relato me crea sentimientos bastante contradictorios, tengo que reconocer que hay escenas demasiado fuertes y que quizá yo no comparto o incluso no llego a entender. Puede ser por la diferencia de generaciones en la que nos hemos criado o que yo hasta ahora me he considerado una mujer abierta y en el fondo no lo soy tanto, pero la realidad con la que te expresas y sobre todo como defines cada situación y momento te hace vivir la historia como si fuera mía. Debo de decir que en algún momento sufrí por la integridad física de alguno de los participantes y puestos en el papel por la mía propia, es maravilloso que un libro te haga sentir tantas cosas y a su vez tan enfrentadas.

Pero lo más importante y el motivo de este correo, es porque después de más de diez, o quizá algún año más me has vuelto a hacer que me sienta mujer, me has conseguido excitar tan sólo con leerte y me has hecho fantasear con la agresividad y las buenas dotes del protagonista del libro (a mi edad).

Deseo que todo te salga genial, que vendas muchísimo y que nos deleites con la segunda parte (que nos hace falta).

Un saludo departe de desde ahora una admiradora tuya.

Estándar
Cosas y Pelo

Críticas…

Después de leer el libro que has escrito, digerirlo y analizarlo bien es verdad que no te deja indiferente, supongo que habrá controversia en los comentarios que te lleguen, por lo que voy a ser lo más objetivo posible. Creo que la gente que te conoce no se asustará, el resto de los mortales creerá que Manuel Montalvo es un auténtico depravado, loco e incluso psicópata, y podrá causar en ellos cierto reparo a la hora de encontrarse en su vida cotidiana con gente que vivido este tipo de experiencias. Pero la pregunta es ¿quién no tiene ese animal dentro?, creo que todos lo tenemos lo único que nos diferencia son los miedos creados por la sociedad en la que vivimos, y los prejuicios que nos creamos.
Tengo un millón de preguntas por hacerte, creo que habrá tiempo de hacerlas, ahora lo más importante es que sepas lo que he sentido.
Al ponerme en la piel de Manuel Montoya mis sentimientos han sido de todo tipo e incluso enfrentados : cariño (porque te lo tengo a ti), amor (el amor verdadero hacia Alejandra) , ternura (la que despierta el joven con sus inquietudes, y que todos hemos tenido alguna vez), ira (aparece constantemente hacia la señorita Risco), miedo (hacia lo desconocido, mezclado con una pizca de respeto, aderezado con la curiosidad que anula lo anterior), dolor (tanto físico como psíquico), cobardía y sumisión (hacia Luna), valentía (la que caracteriza a cierta raza humana que tanto conocemos y que el resto denomina locura), pero uno de los sentimientos que ha aflorado instintivamente ha sido el HAMBRE CARNAL, ese que te hace perder la cabeza e incluso hay momentos que piensas que podrías llegar a matar incluso a la persona que deseas.
Seguro que más de un sentimiento no ha quedado plasmado ya que ha sido un amplio abanico, éstos han sido los más claros.
Las normas y reglas que la sociedad nos dicta muchas veces entran en conflicto con las nuestras e incluso con la personalidad propia, eso que denominan “valores” es lo que realmente nos frena de hacer auténticas barbaridades, los valores son inamovibles en una persona, lo que pueden variar son las costumbres y hábitos, lo que quiero transmitirte con esta parrafada es que después de ir abriendo puertas (quizás puertas que nadie abriría), esas experiencias ¿Cuántas se convierten en un hábito, en una droga?.
Intento encajar toda esta historia en el marco del tiempo, ya que he visto y analizado con detenimiento a Manuel Montalvo e incluso le he idealizado a lo largo del tiempo, he observado a ese ser transparente e identificado muchos sentimientos a través de sus ojos, y que quedan plasmados en la obra. La pregunta que me aborda en este momento es que hay mucha gente que te conoce y ha hecho de ti un modelo a seguir, ¿se abrirán al deseo sin límites? O por el contrario malinterpretarán tus palabras y se convertirán en……que se yo!!!!! (bueno ese es su problema).
Un aspecto muy importante que ha provocado en mí ,es que después de haber sufrido un varapalo bastante grande en mi vida, del cual aún me intento recuperar, y por el que mi visión hacia el sexo opuesto cambió sin darme cuenta, es el SENTIR, DISFRUTAR, y hacer DISFRUTAR. Estos últimos años las relaciones que he tenido con mujeres han sido muy frías, distantes, y no ha disfrutado nada de ellas, hasta tal punto que el aburrimiento y distracción durante el SEXO se adueñaba de la situación, lo que produjeron fue una situación traumática, estudiada por psicólogos de la Universidad Complutense, llegando a una única conclusión…Falta de lívido.
Tus palabras me han hecho retroceder en mis recuerdos….y ¡Hostias!, el DESEO afloró, algo que ni siquiera recordaba volvió a mí, he incluso la autoestima se ha visto incrementada, por lo que te lo agradezco enormemente.
Mi visión ha cambiado, al caminar por la calle, y mirar a las mujeres tus palabras regresan a mi mente, ahora me gustaría olerlas y sentir su piel (es increíble), soy diferente a ayer.
Abriste la caja de PANDORA, pero ¿qué es lo que hizo a una persona tan hermética a hacerlo?
Por supuesto y sin ninguna duda que me gustaría tener una distendida conversación contigo, acerca de toda la curiosidad e inquietudes que tengo, se que ahora no es el momento y si algún día llegará.
Por último, quiero hacer reseña a unas palabras que leí quien sabe donde y cuando y seguro tú también y creo que encajan perfectamente.
“Cuando una persona domina a otra es FUERTE, cuando se domina a sí mismo es PODEROSA”

Espero que te haya gustado mi crítica.

Un fuerte abrazo de tu incondicional amigo.

Fernando Letón.

NOTA: ¿ÁNGELES O DEMONIOS?

Estándar
Cosas y Pelo

Sentimiento…

Hace a penas unas horas, he tenido el placer de sentir el nacimiento de mi primer hijo de tinta y papel. El libro en sí, Cosas y pelo, me ha proporcionado una de las emociones más fuertes que hasta ahora he podido vivir. Antes de comenzar el evento, mientras estábamos descargando cosas, ordenando, poniendo carteles e incluso sacando basura del lugar de la celebración, abrí una simple caja de cartón precintada por la típica cinta de embalar marrón y encontré dentro de ella el fruto de no sólo un año que me costo escribirlo aproximadamente, si no también la ardua labor de vivir todos y cada uno de los días de mi corta vida. El sentimiento, la alegría, los nervios, la confusión que me ha creado tenerlo, ahí, entre mis manos, tan suave, con ese fuerte olor a papel fresco, recién cocinado, no tendría suficientes palabras para poder describirlo. Si alguna vez en vuestra vida os habéis planteado escribir, desde aquí os animo que pongáis toda la fuerza en hacerlo, os sentiréis gratamente recompensados.

La vida sin querer te pone momentos y te da razones para intentar superarte cada instante que estamos en ella.

Saludos…

Estándar

20131106-061151.jpg

Cosas y Pelo

Frases de mi libro.

Imagen
Cosas y Pelo

Un poco de cosas y pelo

Era tanta la confusión que mi cerebro estaba en lucha por saber cual era el punto entre el bien y el mal, que era lo correcto o si aquello se me estaba escapando de las manos, lo vivido justo horas antes rozaba la locura y no quería que ello se adueñara de mi cordura.
El dolor que me habían provocado había perdido su significado como tal, se había convertido en otra cosa, algo extraño, indefinible, la necesidad por sentir, por que me hicieran aquello, por sentirme dominado hacía que mi corazón fuese a un ritmo distinto que al de las demás personas. Aquella imagen que tenía frente a mi me excitaba, me excitaba tanto que me provocaba ansiedad, verme reflejado en aquel espejo y observar mi cuerpo en ese estado hacia que sensaciones hasta ese momento desconocidas recorrieran todo mi cuerpo.

Estándar
Cosas y Pelo

Papel en blanco

Un día experimente una de las sensaciones más extrañas de mi vida. Me senté frente a la tablet que siempre me acompaña y decidí expresar lo que tenía dentro, de ahí surgió la obra van a poder leer a partir de noviembre. Perder el miedo a esta forma de expresión ha sido para mi una de las sensaciones más gratas y que más me han llenado. Lo que van a leer a partir del mes que viene esta creado con toda la ilusión del mundo. Hasta ahora no me creía escritor pero alguien me sentó frente a una mesa, despertó una vocación oculta y me hizo sentir como tal.

Estándar