stories

El cielo se hacia pequeño a tu lado.

Perdí la razón nada mas observarte. Se convirtió en dañino algo que solo me causaba felicidad, te pensaba tanto que no podía evitar volverme loco, pero ese tipo de locura que te levanta los pies del piso y te dibuja una enorme sonrisa. Me hacías volar sin despegar del suelo. Tú eras el cielo mas bonito, aunque después de ver tus ojos no pudiese mirarlo jamás, lo convertiste en nada. El mar dejó de darme miedo, el azul se convirtió en mi color favorito gracias a la luz que desprendía tu mirada y que sin querer no paraba de insultarme, me hacías reír sin darme cuenta, era precioso. Te creía y todavía no me habías dicho nada, te necesitaba y aun no nos conocíamos. Despertaste sentimientos que dormían bajo unas sabanas que hacia mucho dejaron de arroparme, eras esa luz que todos buscamos, la necesidad que un día se apaga porque no somos capaces de darnos cuenta de todo lo que tenemos al lado, y eso es lo que sentí, eso precisamente, al sentirte cerca se me apagó la soledad. Te vivía con tanta intensidad que no hacia falta saber nada de ti, tu mirada me lo decía todo. Tenía tantas ganas que olvidarte era indispensable, nada podía curar tu intensidad, nada era capaz de sostenerme como tus principios. Te entregué mi vida aunque sabía que ya iba a ser imposible recuperarla.
Desabrocha la cremallera de este corazón aprisionado, hazme de nuevo vibrar con los latidos de tu alma. Encuentra mis deseos y hazlos tuyos, siéntete querida por favor, dame la opción de desarrollar mis sentimientos y llévatelos contigo, ya no los quiero si no son para ti. Esconde bajo ese pañuelo mi rendición, mi anhelo…

Juega conmigo hasta que te canses, pero hazlo… Gáname esta partida, por favor.

Manuel Montalvo

IMG_0057.JPG

Estándar
stories

Naciste, tú…

Te senté en mi cama, tu cuerpo hacia juego con las sabanas y tu mirada con mis pensamientos. Estabas tan bonita que intentaba no parpadear, no podía perderme nada de ti. ¿Alguien dijo que no existía nada perfecto? Quizá fue hace veintidós años, antes que nacieses. Cada vez que sonríes se apaga mi tristeza, no se como dos personas pudieron crear algo tan exagerado, pero lo hicieron, y encima lo llamaron como tú. Te quiero cariño, tanto que he perdido la capacidad por querer todo lo demás, de una manera tan irreal que se ha convertido en un suspiro, en los míos, pero solo cada vez que te siento cerca… Invertías el significado de lo que pensé que tenía sentido, me di cuenta que hasta que no te tuve a mi lado, nada era como yo me creía. Dejemos que el silencio nos destroce mientras no somos capaces de separarnos, haz que tu mirada acabe con la soledad, convierte tu voz en la melodía que siempre necesite para aprender a bailar.
No dejes de reír nunca, así todo el mundo conseguirá entender lo que es la felicidad. Vuela, vuela muy alto y no dejes de hacerlo nunca, contigo, agarrado a ti, he perdido el miedo a las alturas…

Ya nada me da miedo; bueno, si, quizá perderte si me da miedo…

Gracias por entender a mi corazón y gracias por esa sinceridad que hace que todo sea más sencillo…

Manuel Montalvo

IMG_0147.JPG

Estándar
stories

Te hice daño

Cuantas veces te vi llorar, cuantas veces sin pensarlo hice que tu corazón se volviera inevitablemente más pequeño, cuantas malditas veces antepuse el sexo a un sentimiento inalcanzable. Ahora lloro yo, ahora mi corazón a dejado de emitir señales, no puedo escucharle, ahora me doy cuenta que el sexo no era más que unos minutos que poco a poco me separaban de algo tan enorme. Tu me decías que me necesitabas y yo lo tomaba como algo normal, fui tan estúpido de no darme cuenta todo lo que abarcaban esas dos sencillas palabras, ahora de verdad siento lo que significa necesitar. Disculparme por tu dolor seria ser muy poco hombre, debería haberlo sido antes de todas las veces que te hice daño. Te llevaba a mi lado como si tal cosa, obviando algo tan inmenso como lo que en realidad eres. Prometo quererte todo, aunque no me perdones, aunque no vuelva a verte en esta vida, pero te prometo que lo haré para siempre y recompensare con mi dolor todo el que te causé durante nuestro camino. Serás mi principal alianza, el compañero que siempre me guíe y hablaré a diario con nuestros recuerdos para así tenerte presente en todo momento. Te quiero cariño, y nunca olvidare como tus ojos me decían constantemente que eras mía, pena que estaba ciego y nadie me enseño a interpretar un leguaje tan bonito como el que tú me demostrabas a diario.

Eres la vida que necesitaba, ahora tengo una pero no me importaría que tu te la llevaras.

IMG_0885.JPG

Estándar
stories

Manos atadas por nada

Te até las manos, tus muñecas apresadas por la nada. No te diste cuenta, en el fondo no sólo tenía tus extremidades, si no tu alma, no sólo tenía tu cuerpo, si no tu coherencia. Perdida en una inevitable destrucción, llevada hasta el más allá sin un camino de retorno, sin un billete de vuelta hacia una cordura, que dejaste escapar desde el primer día que nos sentimos. Luego me pediste que querías ser mía, y yo lo único que pretendía era no hacerte daño. Imposible, porque ya lo eras, imposible, porque ya te habías abandonado a mis juegos. Y ahí comenzaron, y con ello tus lágrimas, tu dolor, tu inestabilidad, tu perdición. No sabías que mi oscuridad, había apagado tus días soleados, tu sonrisa había pasado a ser algo desconocido para dos vidas que ya sólo querían morir pegados. Te abandonaste a mis peticiones, sin importarte cual sería el final, porque confiabas en mí, y no debiste hacerlo. En realidad, no sólo quería jugar y tu lo sabias, y lo peor de todo, es que te daba igual, me mirabas pidiéndome explicaciones y yo te respondía acariciando tu pelo rizado. “Tranquila, cariño, no te haría nada que realmente no necesitarás” pero que necesitabas, ni tu, ni yo, ni nadie lo sabía. Porque había mucho mas que una historia de amor, era una manera inevitable de que dos cuerpos nunca más se pudieran separar, aún acabando irremediablemente en la locura más sórdida y destructiva. Después de follar, o de hacer el amor, quien sabe, me miraste temblando y tus ojos no pudieron seguir observándome. Te habías abandonado entre mis sueños, entre mis deseos…

20140729-194415-71055021.jpg

Estándar