Cosas y Pelo, stories

Magia

Creo que todos hemos pasado por ese momento. Aquella primera cita en la que, cuando llegaba la hora de dejarla en casa, te entraban esos nervios en el estómago porque no sabías cómo despedirte. Una situación incomoda pero exageradamente bonita.

Aquella primera cita en la que dos cuerpos que se gritaban, comenzaron a descubrirse. La primera vez que la viste reír . El primer suspiro. Aquella mirada de reojo. Esa conversación mientras cenabais y que recordarás para siempre.

Qué bonito fue. Y qué inocentes éramos…

¿Recordáis aquel momento? Sería bonito revivirlo… etiquetad a esa persona que os tuvo frente a un espejo, unas cuantas horas☺️, intentando decidir qué poneros para esa primera vez…

Anuncios
Estándar
Cosas y Pelo, stories

El corazón también se rompe.

Y cuando intento bailar de nuevo y me muevo demasiado, también…

Estándar
stories

Gracias

Esto me recuerda que hace unos años no me afeitaba, no sabía sonreír en las fotos 😬, me habían regalado una máquina de escribir y no tenía ni puta idea de que, algún día, iba a tener siete libros publicados 😬🤦🏽‍♂️

Os aseguro que jamás pensé que leería mi nombre en la portada de una novela. Ni si quiera que iba a tener la capacidad de escribir tres o cuatro palabras seguidas con cierta coherencia.

Hoy me levanté con varios comentarios del último libro “Yo era una chica normal” (Todos son preciosos, no sabéis la suerte que tengo de teneros) Y, aunque no lo creáis, son un gran empujón para seguir. Pero, en concreto, uno de ellos estuvo a punto de hacer que se me saltasen las lagrimas. En resumen, decía que se había sentido muy identificada con la protagonista y que, ojalá, algún día no se tengan que escribir historias como esa. Porque eso querrá decir que nos hemos empezado a querer mejor. Me daba las gracias por darle voz a todas esas personas que, de una manera u otra, se han sentido agredidas. Y que las heridas del corazón no se curan del todo…

Y yo solo puedo responder dando las gracias. Dando las gracias infinitas porque me llenáis de vida. Os aseguro que gritaré todo lo alto que sé (mediante mis historias). Y ojalá que algún día, como leí en ese comentario, solo tenga motivos para escribir cosas con final feliz 💛

Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Facebook: cosas y pelo

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Yo era una chica normal

¡Ya está aquí! Mi séptima historia. Mi séptimo sueño cumplido. Espero que os guste. Quizá este sea uno de los libros que más me ha costado escribir. Os aseguro que Zoa os va a enamorar. Hay veces que tenemos que leer las cosas para intentar cambiarlas. Ojalá esto sea mucho más que un libro…

“Yo, un día, y aunque os parezca increíble después de leer esta historia, también fui una chica normal…”

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Es imposible…

Es imposible retener a alguien que acaba de aprender a volar. Gracias a ti me he dado cuenta que el cielo no está tan lejos. Me has demostrado que si de verdad quiero algo, debo luchar por conseguirlo. Porque no hay nada que esté demasiado lejos cuando se tienen ganas.

Me has enseñado que todos los caminos conducen a alguna parte. Que el final está donde nosotros queremos y que la vida es muy corta como para no hacerla caso.

Pero, lo más importante, es que me has enseñado a mirar. A mirar y darme cuenta de lo que veo. Porque muchas veces tenemos delante algo y no somos capaces de darle la importancia que se merece. Ahora soy consciente de que hay personas que son necesarias, y que nuestro mundo sería totalmente distinto si ellas no se hubieran cruzado por el camino.

Es imposible volar con el alma demasiado cargada. Por eso hay que guardarse lo que realmente es importante. Es imposible vivir dándole prioridad a la tristeza. Entonces es cuando un día gris, como el de hoy, te saca una sonrisa que no sabías que existía.

Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Facebook: Cosas y pelo

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Me encantas…

Quizá, todos buscamos esa persona que nos de estabilidad y orden. Alguien que nos proporcione calma y nos haga sentir tranquilos 🤔¿eso es lo que nos han inculcado?Menudo rollo, ¿no?.

Yo quiero una persona que esté mal de la cabeza. Que no haya un solo día que no me haga reír por alguna idiotez que se le ocurra. 

Pero también quiero que me haga enfadar para luego poder reconciliarnos en la cama. Que me lleve la contraria. Quiero que se salte todas las normas. Que no sea como nadie. Que no se parezca a nada. 

Quiero que me empuje, no que me sujete. Quiero que vuele conmigo. Que también tenga alas. Quiero que comparta conmigo sus locuras. Y que las intente aunque todos le digan que son imposibles. Quiero que me ate pero solo cuando note su respiración muy cerca. Quiero dejarme llevar y que se deje.

Quiero sorprenderme y sorprenderla. A diario. A todas horas. Quiero hacer el ridículo y que lo haga conmigo. Quiero que haga las cosas porque le apetezca de verdad. 

Quiero que tenga su vida. Y enamorarme de ella. Quiero tener alguien al lado al que admirar. Ser su fan número uno. 

Quiero que esté tan loca para creerse sus propias locuras. Y que se equivoque tanto o más que yo.

Quiero todo y demasiado… y lo quiero para ahora, no para mañana. 
Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Estándar
stories

Deseo

Mientras tanto, jugábamos a querernos sabiendo que era mentira. Pensar que todo este tiempo lo estábamos tirando a la basura, me hacia no poder mirarte como el día que nos conocimos. Tú te reías sin querer y yo apartaba mis manos de ti porque sentía escalofríos al notar tu contacto. ¿Alguien podría explicarme por qué eso se acaba? Pues yo diría que todo se termina, cuando deja de doler, cuando el corazón empieza a latir de la misma manera que siempre. Por qué tu me alborotabas los días y yo peleaba por intentar seguir con mi vida adelante, era precioso. Pero eso, eso que tanto desordenaba mis días, eso que hacia que no entendiera nada pero a la vez lo comprendiera todo, eso que me hacía temblar sin poder controlarlo, en el fondo, era lo que movía mi felicidad haciéndome reír constantemente. Tus ojos impregnaban de vida un sentimiento que hacia años se había apagado. Que rabia que ya no exista nada, que rabia que se haya apagado la luz de una habitación que se llamaba deseo. Ese era tu nombre, deseo. 

Manuel Montalvo

  

Estándar