Cosas y Pelo, stories

Yo era una chica normal

¡Ya está aquí! Mi séptima historia. Mi séptimo sueño cumplido. Espero que os guste. Quizá este sea uno de los libros que más me ha costado escribir. Os aseguro que Zoa os va a enamorar. Hay veces que tenemos que leer las cosas para intentar cambiarlas. Ojalá esto sea mucho más que un libro…

“Yo, un día, y aunque os parezca increíble después de leer esta historia, también fui una chica normal…”

Anuncios
Estándar
Cosas y Pelo, stories

Es imposible…

Es imposible retener a alguien que acaba de aprender a volar. Gracias a ti me he dado cuenta que el cielo no está tan lejos. Me has demostrado que si de verdad quiero algo, debo luchar por conseguirlo. Porque no hay nada que esté demasiado lejos cuando se tienen ganas.

Me has enseñado que todos los caminos conducen a alguna parte. Que el final está donde nosotros queremos y que la vida es muy corta como para no hacerla caso.

Pero, lo más importante, es que me has enseñado a mirar. A mirar y darme cuenta de lo que veo. Porque muchas veces tenemos delante algo y no somos capaces de darle la importancia que se merece. Ahora soy consciente de que hay personas que son necesarias, y que nuestro mundo sería totalmente distinto si ellas no se hubieran cruzado por el camino.

Es imposible volar con el alma demasiado cargada. Por eso hay que guardarse lo que realmente es importante. Es imposible vivir dándole prioridad a la tristeza. Entonces es cuando un día gris, como el de hoy, te saca una sonrisa que no sabías que existía.

Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Facebook: Cosas y pelo

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Me encantas…

Quizá, todos buscamos esa persona que nos de estabilidad y orden. Alguien que nos proporcione calma y nos haga sentir tranquilos 🤔¿eso es lo que nos han inculcado?Menudo rollo, ¿no?.

Yo quiero una persona que esté mal de la cabeza. Que no haya un solo día que no me haga reír por alguna idiotez que se le ocurra. 

Pero también quiero que me haga enfadar para luego poder reconciliarnos en la cama. Que me lleve la contraria. Quiero que se salte todas las normas. Que no sea como nadie. Que no se parezca a nada. 

Quiero que me empuje, no que me sujete. Quiero que vuele conmigo. Que también tenga alas. Quiero que comparta conmigo sus locuras. Y que las intente aunque todos le digan que son imposibles. Quiero que me ate pero solo cuando note su respiración muy cerca. Quiero dejarme llevar y que se deje.

Quiero sorprenderme y sorprenderla. A diario. A todas horas. Quiero hacer el ridículo y que lo haga conmigo. Quiero que haga las cosas porque le apetezca de verdad. 

Quiero que tenga su vida. Y enamorarme de ella. Quiero tener alguien al lado al que admirar. Ser su fan número uno. 

Quiero que esté tan loca para creerse sus propias locuras. Y que se equivoque tanto o más que yo.

Quiero todo y demasiado… y lo quiero para ahora, no para mañana. 
Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Estándar
stories

Deseo

Mientras tanto, jugábamos a querernos sabiendo que era mentira. Pensar que todo este tiempo lo estábamos tirando a la basura, me hacia no poder mirarte como el día que nos conocimos. Tú te reías sin querer y yo apartaba mis manos de ti porque sentía escalofríos al notar tu contacto. ¿Alguien podría explicarme por qué eso se acaba? Pues yo diría que todo se termina, cuando deja de doler, cuando el corazón empieza a latir de la misma manera que siempre. Por qué tu me alborotabas los días y yo peleaba por intentar seguir con mi vida adelante, era precioso. Pero eso, eso que tanto desordenaba mis días, eso que hacia que no entendiera nada pero a la vez lo comprendiera todo, eso que me hacía temblar sin poder controlarlo, en el fondo, era lo que movía mi felicidad haciéndome reír constantemente. Tus ojos impregnaban de vida un sentimiento que hacia años se había apagado. Que rabia que ya no exista nada, que rabia que se haya apagado la luz de una habitación que se llamaba deseo. Ese era tu nombre, deseo. 

Manuel Montalvo

  

Estándar
stories

Me ahogaba

Me ayudaste a no ahogarme, estaba muy profundo, no entiendo como me agarraste pero me sacaste del fondo sin darme cuenta. Tu corazón trazó lazos que impulsaron mi cuerpo hacia la superficie. Eres mi vida y como no querías perderla, tuviste que evitar que muriera. La salvación dependía de tu necesidad hacia mí, y al sentirla volví a coger una nueva bocanada de aire. Las aguas no han sido suficientemente bravas para acabar con un sentimiento de unión tan inmenso, ni siquiera la infinidad de los océanos pueden atreverse a separarnos. Eres una luz que ilumina el final del camino y yo, la seguiré hasta el final de nuestras caricias. Vivir es bonito, a tu lado, una maldita locura. Quiero serlo, quiero ser el rey de los locos y enorgullecerme de ello. Si puede ser, que me encierren en tu manicomio y me den tu mirada un par de veces al día como medicina. Un día te fijaste en mí, después me quitaste algo que guardaba, yo te lo pedí de mil maneras, y ahora me doy cuenta que realmente no me lo quitaste, porque siempre ha sido tuyo…

Ayúdame a ser feliz, bueno no, ayúdame a tenerte cerca, así seré feliz.

Manuel Montalvo

IMG_1024.JPG

Estándar
stories

Mirando el mar

Mirando el mar, me di cuenta que las olas traían tu recuerdo. El agua cristalina me recordaba mucho a unos ojos que me apretaban fuertemente el corazón. Era una mañana de enero y tampoco hacia tanto frío, eso o sentirte tan cerca me anulaba por completo los sentidos. La canción que sonaba tampoco era tan bonita, pero estando pegados, a mí, si me lo parecía. Luego llego el camarero y me dijo; que queríamos. Yo te señale y el sonrió, pero no tenía ni puta gracia, sin haber comenzado, sabía que te estaba perdiendo. Eso era lo que más necesitaba en esta vida, la tuya, y crear una barrera ante cualquier impedimento. Pero como siempre, llegaron los celos, deshaciendo nuestros lazos sin posibilidad de volver a unirse. Tu me pedías explicaciones y yo te amaba con toda mi alma. Que bonito era discutir y luego perseguirte sin saber porque te habías enfadado, como mis labios buscaban los tuyos y tu los esquivabas, mientras yo sonreía y tu ponías el gesto más serio que podías. Que tonta fuiste, que enfermedad tan incurable. No podías darte cuenta que era imposible que hubiera otra persona, porque yo no veía más allá de tus ojos. Estaba completamente rendido ante ti y tú, no eras capaz de valorarlo, ni tan siquiera de entenderlo. Un día me desperté por la mañana y gracias a tu estupidez, después de haber dormido en el mismo lugar, me percate que ya no nos queríamos. Mis manos no fueron capaces de entender unas caricias que solía darte a diario. Y todo, por algo que ninguno de los dos nunca llegaremos a darnos cuenta. Yo te pedía solo sentirte y tu te preocupabas de que mi vida no se te escapase. Al final, tu fuiste la que la dejaste ir…
IMG_7076.JPG

Estándar
stories

Escapate ahora que puedes

Sentí tu felicidad tan cerca, que decidí ir en dirección contraria. El miedo que tuve al encontrarme con ella, se asemejaba mucho a los días en los que mi padre ponía esas películas horribles en aquel viejo televisor. Yo pasaba miedo y luego no podía dormir, exactamente lo mismo que cuando te tenía cerca. No creo que merezca tanto, ni tan siquiera me lo he planteado, pero lo que si soy capaz de entender, es que estoy demasiado triste para que tu sonrisa transforme mi dolor. Por eso escapate ahora que puedes, o déjame a mi que lo haga, no seas tonta, no me sigas, que todo tendrá una apariencia demasiado oscura. Deberías enamorarte de un tío normal, no de un escritor, me gusta hacer de lo bonito, de lo feliz, una triste realidad paralela. Corre, cariño, corre, hasta que llegues al lugar que se llama olvido, y borra mi recuerdo enamorandote de alguien que realmente te haga sonreír, más aún de lo que tu sola lo haces a diario. Yo me quedare aquí, o no, o seguiré caminando en dirección opuesta, porque no quiero que nuestras vidas se choquen, uno de los dos morirá y encima, si no soy yo el que lo hago, me sentiré muerto todo lo que me quede de vida. Te llamaban felicidad, tenías los ojos más bonitos de la tierra y yo, en vez de mirarlos, cerré los míos sin entender aún el motivo.

20140802-004008-2408343.jpg

Estándar