stories

Cuando no esperas nada, sucede todo.

¡¡¡Por fin!!! Por fin os puedo contar que ya tenemos fecha de publicación 💥 ¡¡¡Día 1 de julio!!!
Esta es mi octava historia. Mi octavo libro. Es muy complicado expresar lo que se siente cuando estás a punto de publicar. Y también es muy complicado manejar los nervios que sientes a pocos días de que lo podáis leer.
Es extraño… pero me sigue haciendo la misma ilusión que el primero. Han pasado siete años desde aquel primer libro. Han pasado siete años en los que los sueños se han ido haciendo realidad casi sin darme cuenta. Me siento realmente afortunado de todo lo que me ha sucedido. Tanto por el trabajo hecho como por la aceptación que, gracias a vosotros, han tenido mis novelas.
“Cuando no esperas nada, sucede todo”. Un título que define muchos aspectos de nuestra vida. Una frase que engloba una historia escrita desde el corazón.
El proceso de creación de esta locura ha sido muy difícil. Pero también muy bonito. Me he enamorado de los personajes. Incluso, alguna vez, los he odiado. Pero, sobre todo, lo he disfrutado muchísimo. Espero que vosotros lo disfrutéis tanto como yo.
Ojalá que este se convierta en uno de esos libros que recordéis con una sonrisa. Una de esas historias que, dentro de muchos años, os venga a la cabeza porque os hizo sentir mientras leíais.
Os mando a todos un abrazo enorme. Ojalá empiece a recibir pronto vuestras críticas y opiniones. Aunque no os lo creáis, eso es un trampolín que me ayuda a saltar un poco más alto. GRACIAS 💛
Por cierto ¿Qué os parece la portada? A mí creo que es la que más me gusta de las que tengo 🤔😊

CuandoNoEsperasNadaSucedeTodo

Estándar
Cartas al cielo, Cosas y Pelo, Personales, stories

Volveremos…

Dentro de un tiempo (espero que no mucho) todo esto solo será un horrible recuerdo. Algunos lo pasaremos recluidos en casa, con el único problema que supone estar encerrados (que no es poco). Pero muchos habrán perdido gente muy importante y querida. Es realmente triste…
Todos, estos días, hemos tenido muchísimo tiempo para pensar. Os aseguro que yo, que vivo solo, he pasado por muchas etapas. Desde querer aprovechar ese tiempo para hacer todo lo que no puedes en estado normal. Hasta una apatía absoluta después de leer las noticias y que el sentimiento de los afectados directos se te contagie con tanta virulencia como el maldito bicho.
Estoy seguro que esto nos cambiará. Y que, por mucho tiempo que pase, no olvidaremos esa época en la que echamos de menos demasiado fuerte.
Llevamos tres meses (más o menos) pero creo que es suficiente para darnos cuenta de muchas cosas:
Los abrazos son necesarios.
Las personas que quieres, aunque creas que están de manera innata, hay que cuidarlas.
La mayoría de nuestros problemas no son tan graves como pensamos (solo se tiene que presenta una situación como la que estamos viviendo para confirmar esa suposición).
La solidaridad sirve para curar casi todo.
Hay muchos superhéroes por ahí sueltos que no llevan disfraz.
Y que con el amor puede con todo.

¡ABRAZO FUERTE!

ManuelMontalvo

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Educación ante todo.

Y lo a gusto que te quedas… eso sí, siempre con mucha educación 😬☺️

Instagram: @ManuelMontalvoRuiz

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Yo era una chica normal

¡Ya está aquí! Mi séptima historia. Mi séptimo sueño cumplido. Espero que os guste. Quizá este sea uno de los libros que más me ha costado escribir. Os aseguro que Zoa os va a enamorar. Hay veces que tenemos que leer las cosas para intentar cambiarlas. Ojalá esto sea mucho más que un libro…

“Yo, un día, y aunque os parezca increíble después de leer esta historia, también fui una chica normal…”

Estándar
Cosas y Pelo, stories

Lucha

La suerte solo es una excusa que pone la gente que no pelea por lo que quiere. Si eres constante y tenaz, al final, consigues lo que te propones.

No les permitas que achaquen tus triunfos a la fortuna.

Para todos los que me preguntáis, estaré en la feria del libro de Madrid el día 9 a las 18:30 (más o menos 😬) #LaMalditaManíaDeQuererte

Instagram: @manuelmontalvoruiz

Facebook: Cosas y pelo

Estándar
stories

Un maldito recuerdo…

Me acabo de dar cuenta que ya no te tengo, después de rechazarme de mil maneras, en este último beso, se que ya no hay forma de recuperarte. Recuerdo instantes de tu partida, como miraba durante horas un móvil que sólo sonaba en mi interior, esperando un mensaje que en realidad no quería que llegase nunca. Quizá tenía tanto miedo por recibirlo, que eso fue lo que hizo que nunca existiera, al igual que tu, porque en el fondo se, que tu nunca exististe. He buscado tu número entre las facturas del teléfono, no se si para llamarte o para ver algo tuyo escrito en un papel. Hay momentos que parece que esto ya no duele, y otros en los que me separa completamente de la vida. Intentó aprender a caminar yo sola, pero ni eso has dejado que conserve, tropiezo una y mil veces con mis propias lágrimas. Te lo has llevado todo, mis ganas, mi alegría, mi inocencia y lo que más me duele, tu propia vida. Porque la felicidad se llamaba igual que tu y ahora ya no se como escribirlo. Intento ser fuerte y no llorar, pero esa no será la solución para volver a tenerte cerca, si alguien me dijera que dejando de hacerlo volverías, te prometo que mis ojos se secarían para siempre. Miro inconscientemente tu última conexión y me torturo imaginándote haciendo cualquier cosa de tu día día, soy tan imbécil que creo que harás lo mismo que cuando te pertenecía. Ahora tu vida será otra, sin mí, sin aquello por lo que se supone que tanto luchamos, pero como en todas las peleas, uno pierde y el otro bastante más. Si algún día decides escribirme, por favor, haz que sea lo más dulce posible, no estoy preparada para volver a sentirte de nuevo y mucho menos diciéndome que yo era especial o alguna mierda similar. Termina de matarme de una vez, no alargues un sufrimiento que terminará siendo un maravilloso recuerdo.
Porque eso es lo que tu y yo somos, un maldito recuerdo.

IMG_6967.JPG

Estándar
stories

Escapate ahora que puedes

Sentí tu felicidad tan cerca, que decidí ir en dirección contraria. El miedo que tuve al encontrarme con ella, se asemejaba mucho a los días en los que mi padre ponía esas películas horribles en aquel viejo televisor. Yo pasaba miedo y luego no podía dormir, exactamente lo mismo que cuando te tenía cerca. No creo que merezca tanto, ni tan siquiera me lo he planteado, pero lo que si soy capaz de entender, es que estoy demasiado triste para que tu sonrisa transforme mi dolor. Por eso escapate ahora que puedes, o déjame a mi que lo haga, no seas tonta, no me sigas, que todo tendrá una apariencia demasiado oscura. Deberías enamorarte de un tío normal, no de un escritor, me gusta hacer de lo bonito, de lo feliz, una triste realidad paralela. Corre, cariño, corre, hasta que llegues al lugar que se llama olvido, y borra mi recuerdo enamorandote de alguien que realmente te haga sonreír, más aún de lo que tu sola lo haces a diario. Yo me quedare aquí, o no, o seguiré caminando en dirección opuesta, porque no quiero que nuestras vidas se choquen, uno de los dos morirá y encima, si no soy yo el que lo hago, me sentiré muerto todo lo que me quede de vida. Te llamaban felicidad, tenías los ojos más bonitos de la tierra y yo, en vez de mirarlos, cerré los míos sin entender aún el motivo.

20140802-004008-2408343.jpg

Estándar
stories

Manos atadas por nada

Te até las manos, tus muñecas apresadas por la nada. No te diste cuenta, en el fondo no sólo tenía tus extremidades, si no tu alma, no sólo tenía tu cuerpo, si no tu coherencia. Perdida en una inevitable destrucción, llevada hasta el más allá sin un camino de retorno, sin un billete de vuelta hacia una cordura, que dejaste escapar desde el primer día que nos sentimos. Luego me pediste que querías ser mía, y yo lo único que pretendía era no hacerte daño. Imposible, porque ya lo eras, imposible, porque ya te habías abandonado a mis juegos. Y ahí comenzaron, y con ello tus lágrimas, tu dolor, tu inestabilidad, tu perdición. No sabías que mi oscuridad, había apagado tus días soleados, tu sonrisa había pasado a ser algo desconocido para dos vidas que ya sólo querían morir pegados. Te abandonaste a mis peticiones, sin importarte cual sería el final, porque confiabas en mí, y no debiste hacerlo. En realidad, no sólo quería jugar y tu lo sabias, y lo peor de todo, es que te daba igual, me mirabas pidiéndome explicaciones y yo te respondía acariciando tu pelo rizado. “Tranquila, cariño, no te haría nada que realmente no necesitarás” pero que necesitabas, ni tu, ni yo, ni nadie lo sabía. Porque había mucho mas que una historia de amor, era una manera inevitable de que dos cuerpos nunca más se pudieran separar, aún acabando irremediablemente en la locura más sórdida y destructiva. Después de follar, o de hacer el amor, quien sabe, me miraste temblando y tus ojos no pudieron seguir observándome. Te habías abandonado entre mis sueños, entre mis deseos…

20140729-194415-71055021.jpg

Estándar
stories

Por qué todo el mundo sabe quien eres y nadie es capaz de decirme donde encontrarte. He recorrido medio mundo buscándote, o quizá no, pero aquí tampoco estas. Veo reflejado tu significado en rostros que se miran y parece que se van a convertir en uno. Simplemente con pronunciarte te disuelves, te evaporas, pero hay tanta gente que presume de vivir a tu lado que nunca me daré por vencido hasta encontrarte. Un día me dijeron que despertarme contigo me haría más fácil mis días, que mi sonrisa se iba ver sorprendida por una mueca que ya no es ella como tal, si no mucho mas viva. Me han explicado que eres capaz de parar corazones, de unir almas, de retorcer sentimientos hasta exprimir todo lo que pueden llegar a dar. Te he buscado en ceniceros cubiertos por nuestra alma, en barras de bares que sujetaban mi cuerpo y escuchaban mis largas conversaciones. Pero tampoco estabas ahí, tampoco te tuve en aquellos atardeceres mirando el mar, solo estábamos yo y la felicidad de poder observar algo tan bonito, pero me volvían a repetir que a tu lado, algo tan maravilloso como eso, se convertía en mucho mas. También me explicaron que hacías daño, pero no un daño físico, un daño real, algo que te aprieta las entrañas y parece que solo tu puedes curar ese sufrimiento. Aparece ya que solo tengo una vida, y no me gustaría irme sin haberte conocido. Porque eres el mejor amigo, el más leal compañero, la mas increíble experiencia, pero a su vez la agonía más extrema, la soledad más inmensa, la tortura más insoportable. Amor, ven ya que muero por no poder abrazarte.

Estándar